Decretos Metafísica de Salud

28/04/2022 · Actualizado: 04/04/2023

Ya he comenzado el proceso de sanación.

Soy toda salud, Dios es mi salud.

Estoy totalmente sana.

Salud, ven fuera!!! Amor, ven fuera!!! Éxito, ven fuera!!! Riqueza, ven fuera!!!

El amor de Dios fluye a través de todas las personas. Les deseo a todas las personas éxito, felicidad y paz.

Me siento rejuvenecida, revitalizada y llena de energía espiritual, mental y física.

Soy lo que como psicológica y espiritualmente.

Mantengo cada día una dieta mental y espiritual.

La mente divina me está curando en este momento. La mente divina hizo todos los huesos y órganos de mi cuerpo y todos están en el lugar que deben ocupar para servirme a mi.

La curación es ahora.

Hay una inteligencia infinita que me hizo y que puede curar mi cuerpo.

Desarrollo una sana dieta espiritual para mi mente.

Yo gozo de excelente salud y soy feliz.

Mi cuerpo está lleno de vitalidad y con una salud perfecta.

La inteligencia infinita que creó mi cuerpo lo está curando.

Pienso en la curación y no en la enfermedad.

Colmo mi mente con afirmaciones saludables, cambiando mi cuerpo con ello.

El universo me está curando ahora.

Mi subconsciente puede curar mi cuerpo.

El Bien que estoy buscando es mi salud.

Mi Bien es mi salud.

La mente agradable y feliz es dadora de salud.

Un temperamento completamente bueno, es un temperamento feliz y un temperamento feliz curará cualquier cosa.

Tengo un cuerpo perfecto y radiante, pletórico de vitalidad, energía y poder.

La Presencia y la Inteligencia sanadoras de mi subconsciente, están vitalizando, sanando y restaurando todo mi ser para que alcance armonía, sabiduría, paz y solidez.

Estoy divinamente protegida y guiada por una poderosa presencia.

Mi yo subjetivo rige todos mis órganos vitales.

Solicito que la Presencia que fluye a través de mí, me mantenga plena, pura y perfecta.

La Presencia curativa que habita en mi fluye ahora por el cuerpo, curándome, revitalizándome y llenando de energía todo mi ser.

Sé y siento que la armonía, la belleza y la vida se manifiestan en mi, en forma de fortaleza, paz, vitalidad, hermosura, totalidad y de una acción correcta.

El amor limpia mi mente y mi corazón y me siento toda salud.

Me siento mucho más equilibrada, serena, saludable y segura de mí misma.

La infinita presencia curativa fluye a través de mí en forma de armonía, salud, paz, totalidad y perfección.

El amor es curativo y habita en cada una de mis células.

El amor divino, la paz divina y la armonía divina funcionan permanentemente entre otras personas y yo.

Hay una inteligencia que me hizo a mí y que puede curar mi cuerpo.

La FE que produce la sanación es una actitud mental.

Con mi mente, elijo salud y felicidad.

Siempre enciendo la lámpara del amor, de la paz y de la confianza en mi interior.

El universo es paz, y su paz llena mi alma y mi cuerpo.

Dios es salud perfecta, y su salud es mi salud.

Dios es alegría, y su alegría es mi alegría, y me siento extraordinariamente bien.

Mi cuerpo entero está reestableciendo la salud y la armonía ahora mismo.

Si saco lo que está dentro de mí, lo que saco me salvará.

La salud es un estado mental así como un estado físico.

Estoy sana y soy perfecta.

Mi palabra tiene el poder de sanar.

Hay una visión perfecta que ve a través de mí.

Levantaré mis ojos hacia Dios, de donde proviene mi vista perfecta.

Por medio del prisma del amor de Dios, reconozco la Unidad de Dios y el ser humano. Tengo vista perfecta ahora mismo!

Mi oído es perfecto, que es Dios que escucha por medio de mí.

Yo escucho perfectamente la voz del Bien.

Mis oídos están abiertos a la armonía Divina.

El oído interno y el oído externo están ambos abiertos y receptivos a la vibración de la armonía perfecta.

No existe nada ahora en mí que dude de mi habilidad de sanar.

Convierto mi mente en un imán que atrae salud.

Mantengo mi mente en completo reposo.

Poseo una fuerza mental siempre creciente.

Centralizo mis pensamientos en salud.

Mi FE me ha sanado.

La inteligencia infinita de mi interior de curación, guía y armonía son constantes e invariables.

Dios vierte su energía, poder, fortaleza, alegría, amor y belleza en cada una de las células de mi cuerpo, rejuveneciendo y restaurando todo mi ser.

Mi apetito, como mi asimilación de la comida, funcionan en orden divino y mi cuerpo está manifestando simetría y perfección.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Decretos Metafísica de Salud puedes visitar la categoría Decretos Para La Sanación.

Entradas Relacionadas

Subir